El presidente de Seat asegura que las inversiones en España no peligran