Varias familias ocupan una residencia destinada a refugiados sirios en Barakaldo