El maestro shaolín reconoce habar matado a otra mujer