Una escopeta y una nota al lado de los cuerpos de Alfons Quintá y su mujer