Madrid se convierte en un nuevo campo de batalla para los hinchas violentos