Vigo intenta recuperar la calma tras la tromba de agua