El Vaticano acoge a dos familias de refugiados sirios