La lluvia no frena la devoción por la patrona de Valencia