El colegio de Santa Pola no presentaba deficiencias que hicieran prever el accidente