Un amigo de la desaparecida en Chella confiesa ser el autor del crimen