Casi la mitad de los españoles prefieren no hacer nada durante sus vacaciones