Turistas y ecologistas piden que se extremen los controles de los yates que fondean