El ayuntamiento de Barcelona quiere acabar con la aglomeración de turistas en el centro