Uno de los autores del atentado de Túnez trabajaba en una agencia de viajes