El truco de 'artes marciales' que casi acaba en tragedia