Las cuatro personas descuartizadas en Guadalajara llevaban un mes muertas