Trabajadores y usuarios de la sanidad pública vuelven a echarse a la calle