Trabajadores desesperados intentan eludir los controles fronterizos subidos a la bicicleta