Un radar móvil, la pesadilla de Torredembarra