El ‘Toro de la Vega’, por segundo año, morirá en silencio cumpliendo con la ley y no con la tradición