Y cuando menos te lo esperas... ¡tormenta!