Tordesillas, con los ánimos caldeados frente a su primer año sin Toro de la Vega