Amalia, la empresaria desahuciada que vive en su taller embargado