Nadie quiere un trabajo de 260.000 euros al año y tres meses de vacaciones