La desarticulación de un comando femenino yihadista eleva la amenaza en Francia