El cadáver de la catalana muerta en el Nepal llega al Aeropuerto de Barcelona