El estado de salud de Teresa Romero sigue siendo grave