Teresa Romero: “Tenía el pulmón encharcado y soñaba con los manantiales de aquí”