Incendios en Galicia: la llegada de la lluvia se convierte en el mejor aliado frente al fuego