¿La 'terapia de fuego' es la solución para curar el cáncer?