Tendidos eléctricos, la trampa mortal de las aves