El temporal amenaza el litoral gallego con vientos de más de 100 km/h