Tatuarse pecas en la cara es la nueva y polémica moda