Tatúa un pene escondido en el símbolo del Yin Yang y le condena a tres años de cárcel