El uso de prótesis caducadas obliga a volver a operar a veinte pacientes