El TC se ampara en la suspensión del pleno por una cuestión de “urgencia”