Dormir en chabolas, la nueva propuesta de los hoteles de lujo