Los padres se compromenten por contrato a que sus hijos hagan los deberes