Crece el consumo del gas de la risa