Con 22 meses sufre 30 mordiscos en la guardería