La policía, muy crítica con Interior