Sobrevolando el parque nacional de Los Nueve Pueblos: un paisaje de cuento