Los enfermos con "huesos de cristal" piden sistemas de retención seguros