Sídney amanece cubierta por una densa nube de humo