Sexo en un cajero de Oviedo... ¿y qué?