Un policía vestido de Spiderman visita a los niños con cáncer hospitalizados