La normalidad, lo que más se ha echado en falta en una atípica sesión de control