El detonante de los celos de Morate, la boda de Marina