Morate y el amigo que le refugió se someterán al test de la verdad