Morate le confesó a su amigo rumano los crímenes de Cuenca